buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:36 min. rellotge



Prehistoria: El dominio del fuego

Fueron los homo erectus los primeros en tener un cierto dominio del fuego. Bien sabido es, que estos primitivos humanos utilizaron ya el fuego para realizar importantes actividades varias, imposibles de efectuar antes, sin este gran descubrimiento.

Los expertos diferencian dos momentos en los que se hicieron los primeros fuegos. El primero se remonta a 1’5/1’2 millones de años atrás en Kenia y Etiopía.

El segundo hace entre 400.000 y 350.000 años en Etiopía, Zambia y Sudáfrica. Entre los dos hay un largo período de 800.000 años. Aunque lo cierto es que de la primera época señalada hay serias dudas de que realmente fuera un fuego intencionado. Se han hallado indicios de fuego en Zhoukoudian, un yacimiento de China, en el que estuvieron instalados los homo erectus, los protagonistas de estas primeras llamas.

Se considera que el hombre primitivo percibió el fuego debido a algunos acontecimientos espontáneos como los volcanes o los rayos. Conocieron el que sería su gran aliado contra los enemigos, gracias a la propia naturaleza. Pero el asunto tuvo sus complicaciones. Y es que una vez obtenido el fuego, éste se debía conservar, algo para estos primeros humanos, nada fácil. Al principio, pues, existía el problema de saber cuidar el fuego que llevaban a los poblados y mantenerlo. No sabían encenderlo aún ni sustentarlo. Al igual que llegaba la oportunidad de tenerlo, con la misma facilidad también veían cómo se apagaba. En sus comienzos no intervenían de ninguna manera en la situación, ya que tenían que esperar a que la naturaleza les brindara la ocasión de lograrlo de nuevo. El experto Eudald Carbonell nos describe muy bien esta primera fase de aproximación al fuego: “es posible que hubiera un aprovechamiento esporádico de llamas obtenidas en incendios naturales. Es decir, antes de la fase de producción hubo probablemente una fase de carroñeo del fuego”.
Luego, conseguirían hacer fuego por ellos mismos y ejercer así un cierto control sobre la situación sin tener que esperar a que pasara nada especial. Los prehistóricos, al encender fuego por ellos mismos, ya lo podían utilizar para lo que les hiciera falta, en el momento que quisieran. Esto es ya, el dominio del fuego.

La primera forma de crear llamas fue el frotamiento de una punta de palo seco sobre un mismo punto de seca madera. Luego hubieron otros, diferentes pero igual de válidos. Se frotaba una liana en una ranura realizada en la madera y también daba resultado. Otro método era el de conseguir chispas a través de las piedras que contenían piritas de hierro. Además, se tuvo que afrontar otra dificultad. Tenían que pensar en el sitio más adecuado para encenderlo y mantenerlo vivo. Los primeros lugares fueron los siguientes: en cavernas, sobre piedras, enterrado en un pozo o enterrado en un hueco revestido con piedras.

Con la llegada del fuego se acaban las carnes crudas, los fríos invernales y hasta el miedo a algunos animales. Tal es el poder de las llamas. Los primeros fuegos controlados sirvieron para empezar a asar. Estos son, pues, los inicios de la cocina. Porque realmente, estos primeros humanos, acostumbrados a la carne sangrante y cruda, empezaron a degustar el sabor de una chuleta bien hecha. Percibieron que era más caliente y reconfortante, que se comía mejor vaya. Cocinaban de veras la carne de las presas que habían cazado, colocándola en una varilla paralela al fuego, apoyada en dos piezas verticales. Más adelante surge otra forma de efectuar la cocción, ya con recipientes. Además de una comida más sabrosa la cocción de la carne era eficaz para acabar con los parásitos y las toxinas de los alimentos. También, al ser la carne más tierna, los ancianos y los niños sacarían provecho de ello, alimentándose con más facilidad. Los animales feroces los ahuyentaban con teas encendidas y en las luchas el fuego empezaba a ser un arma eficaz. Al lograr conservar las fogatas, obtenían calor para los días más fríos. Tampoco hay que olvidar el gran elemento de comunicación que constituyó el fuego en esta época. Porque con los primeros fuegos también salieron los primeros humos y consecuentemente las primeras señales de humo. Esto es, las primeras comunicaciones a larga distancia.

El fuego, sin duda, supuso un cambio radical, una mejora de vida en todos los sentidos. Para que nos hagamos una idea de ello, Eudald Carbonell nos comenta: “el fuego tuvo un impacto brutal. El fuego cambió para siempre las sociedades humanas. Cambió la alimentación, cambió el modo de protegerse del frío, cambió el modo de comunicarse entre los miembros del grupo, cambió la demografía… Lo cambió todo. Fue un progreso fundamental porque permitió otros progresos que a su vez abrieron la vía a otros progresos. Fue el punto de origen de una reacción en cadena que ha llevado hasta nosotros”.

Los primitivos irán evolucionando con el fuego. Así, pasado un tiempo, consiguieron avanzar en el tema, haciendo su vida más fácil. Empezaron a utilizar el fuego para alumbrarse en las horas más oscuras, a través de rudimentarias lámparas y velas. También lo utilizarían pronto para derretir metales y conseguir la fabricación de piezas varias que les serían de gran utilidad. Por otro lado, al fijarse en la tierra endurecida alrededor de las fogatas, se empezó a trabajar con barro y poco a poco, introduciendo el fuego como elemento de cocción en esto, consiguieron objetos de alfarería, vasos, vasijas y recipientes de todo tipo. De hecho, hay gran cantidad de vasijas de arcilla conservadas, que fueron utilizadas por los humanos del período mesolítico, hacia el 8.000 antes de Cristo.

La verdad es que algo tan común y tan necesario como es el fuego tuvo una historia muy larga y complicada. Y es que recordemos que aún en la época romana se salvaguardaba el fuego encendido como oro en paño. La orden sacerdotal de las vestales tenía la misión de cuidar el fuego, considerado sagrado, tan importante era… y lo sigue siendo. Pero si una vestal permitía que el fuego se apagara, ésta era sepultada viva como condena. Si es que el completo dominio del fuego no llegó ¡hasta el siglo XIX! Los humanos no tendríamos fuego fácil hasta 1827, cuando llegó el gran invento de los fósforos hoy en día reemplazados, en la mayoría de casos, por mecheros y encendedores de lo más sofisticado. Desde luego, cómo cambian las cosas… y lo que hay que esperar, a veces.








...por Carme Bosch ...por Carme Bosch


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en Prehistoria: El dominio del fuego

  1. Una vez el hombre pudo dominar el fuego a su antojo empezó un proceso de humanización. Dominar el fuego era un factor clave y primordial. Ningún otro animal aprendió y eso le dio al hombre la ventaja que necesitaba para desarrollarse.

  2. Estaría bueno que pongan imágenes con epígrafes, ya que una/o busca y no encuentra. Son una de las páginas más consultadas. Enhorabuena.

  3. Sí, hay un antes y un después en el progreso de la humanidad. Dominar el fuego supuso iniciar un avance que ya jamás se detendría.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2016 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::