buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 5:34 min. rellotge



El colonialismo: Dominio europeo en el mundo

Uno de los problemas más preocupantes de este último siglo es la pobreza. El alarmante estancamiento económico que sufre el Tercer Mundo ha afianzado, hasta puntos insospechados, la diferencia entre países ricos y pobres desencadenándose una hambruna y un índice de mortalidad bastante importante.

La cara opuesta la presentan los países del Primer Mundo (la mayoría situados en el Hemisferio Norte) que, en mayor o menos grado, han sufrido y sufren un progresivo desarrollo económico, social… alcanzando cotas exorbitantes y sumergiendo a su población en un frenético nivel de vida basado en los antojos del capitalismo.
En nuestra búsqueda por una respuesta que justifique este crecimiento desigual y que halle una solución viable que solvente dicha problemática en estos territorios afectados, hemos revisado numerosos estudios desarrollados desde distintas partes del planeta y que nos han proporcionado el conocimiento de la existencia de una serie de causas, unas más decisivas que otras, de muy diferente índole (sociales, económicas e ideológicas) que hablan de dicho desequilibrio.
En líneas generales, las causas a las que hacemos referencia son básicamente la superpoblación, el excedente de capital, la búsqueda de materias primas y de mercados, el sentimiento civilizador y el nacionalismo. Todas ellas conviven en un fenómeno de gran trascendencia que adquiere fuerza en la Europa del último tercio del siglo XIX y primera mitad del XX: el Colonialismo.

La fuerza con la que destaca la teoría del Colonialismo como máximo exponente en la aparición de este desequilibrio mundial, nos ha obligado a adoptarla como uno de los enunciados más asequibles en nuestra pesquisa. A pesar de que el término ya se emplea en la Antigua Grecia, cuando hablamos de Colonialismo nos referimos a una expresión más contemporánea: el dominio territorial, económico y cultural establecido durante largo tiempo por parte de los países europeos sobre un pueblo extranjero.
Es absolutamente cierto que todos los países de este Tercer Mundo fueron, en algún momento, colonias europeas pero nos despista que países colonizados como Estados Unidos y Canadá (colonias inglesas hasta el siglo XVIII) hoy se encuentren liderando la economía mundial. Ante este hecho decidimos no prestarle tanta atención a dicho enunciado y nos dirigimos hacia otras versiones.
Si seguimos revisando los numerosos estudios existentes al respecto destaca las declaraciones que algún otro estudioso ha vertido atribuyendo dicha responsabilidad a la malograda influencia europea sobre las que serían sus colonias.

Todo comienza con la Revolución Industrial y los generosos cambios que tras su estallido resultaron. Este es el caso de la revolución demográfica y de la superpoblación en que se sumergió el continente europeo tras la misma. Lo cierto es que las tasas de población se dispararon llegando a superar con creces el 100% de la población existente; tal crecimiento necesitaba una vía de escape que relajase la opresión poblacional, social, económica… por lo que muchos europeos apostaron por el proceso migratorio hacia las extensiones extracontinentales de que los imperios europeos habían tomado posesión. Cada grupo social se veía empujado por una razón, la clase obrera buscaba trabajo y mejores condiciones de vida; los nuevos funcionarios pretendían subir un escalafón en la sociedad; la burguesía industrial iba en busca de terrenos para desarrollar sus industrias, y el clero viajó a las nuevas tierras con la misión de evangelizar a la población nativa (misión civilizadora).
Fundamentándonos en la experta opinión, no creemos que exista duda alguna de que fue la presión demográfica una de las muchas razones que llevaron al colonialismo pero este simple hecho, además del que la mayoría de los inmigrantes del viejo continente encontrasen los climas de las colonias demasiado opresivos y que, gran parte de ellos, prefiriesen ir a países independientes como Estados Unidos o Argentina (siendo estos mismos los que más europeos acogerían); nos obliga a la formulación de una exposición mas detallada que nos acerque a la teoría final.

Tras la segunda Revolución Industrial europea se origina una expansión del capitalismo que suscita grandes monopolios que luchan por el control de las fuentes de materias primas y de los mercados (capitalismo monopolista); la incapacidad de estos monopolios de una autofinanciación ofrece a los bancos la oportunidad de convertirse en pioneros mediante su financiación; es así como surge el capitalismo financiero.
Las fuerzas económicas de los países europeos colonizadores dirigieron su mirada hacia dichos territorios iniciándose una trepidante expansión territorial sobre estos territorios presumiblemente ricos de donde se podían sacar gratuitamente ciertos materiales que en otro caso hubieran tenido que comprar a precio de monopolio. La lucha por las materias primas ahogaba a la población colonizada y el hecho de que, a excepción de las minas, el capital no rindiese más en estos nuevos territorios debido a que, además de tener una mano de obra más barata era menos productiva debido, entre otras causas, al bajo grado de formación; desvió todo el capital inversor hacia Estados Unidos.

Por un lado la colonización; también, la mala inversión agravada por los pésimos resultados obtenidos y, finalmente, la que ha sido considerada como la causa principal tanto del colonialismo como del fenómeno tercer mundista: el Nacionalismo. Esta arma de doble filo, empleado por los gobiernos de los países más competitivos de la época en su ambiciosa política basada en la reputación y el prestigio mundial, hizo popular la creencia de que sólo los pueblos con voluntad de poder podrían ejercer el dominio sobre los pueblos inferiores.
Paralelamente al nacionalismo surgió la conciencia de la misión, según la cual una raza o pueblo tiene la obligación de civilizar a otros pueblos inferiores a él. Este supuesto compromiso europeo integraba el deber de transformar el sistema político y económico de la futura colonia, a imagen y semejanza de las estructuras existentes, convenientes a la potencia colonizadora. El efecto fue inmediato y en un periodo alarmante se habían propagado costumbres, religión, modas, etc., bajo la convicción de estar capacitando a esta población a valerse por sí misma en las circunstancias del mundo moderno.

Se ha comprobado que, a pesar de este importante y costoso proceso las colonias no llegaron a cumplir la función económica que en un principio se preveía, aunque si la función político-militar. Como un viento atronador se extendió un sentimiento de decepción transformado en un sentimiento racial ante culpar esta población colonizada como una raza inferior debido a su pobre intelecto incapaz de ofrecer los resultados tan cotizados que auguraba la colonización.
Tras los nefastos resultados, las potencias coloniales no tardaron en retirarse de aquellos imperios que hicieron tras la Segunda Guerra Mundial. Las escasas infraestructuras quedaron cojas, las explotaciones dejan de funcionar, desparecen los inversores, los comercios exteriores se cierran, la mano de obra se queda estancada… A partir de este momento nace un total rechazo hacia el colonialismo tildándose de algo negativo, por lo que se apuesta por la solución más secundada: la concesión inmediata de la independencia.
Todo apunta a que fue fundamentalmente este hecho el más acertado, el apresurado y prematuro abandono de dichas zonas resulto aún más negativo que la colonización. Como una ciudad a medio construir, la creencia que entonces se encargaron de inculcar: costumbres, religión, modas, etc., dejó huérfana a una población que apenas estaba capacitada a valerse por sí mismos y aún más en las circunstancias del mundo moderno.

Entonces, ¿cuál es entonces la verdadera causa de la existencia del Tercer Mundo? El origen, la fuerza impulsora del desequilibrio, es el Colonialismo pero no olvidemos que a las superpotencias les interesa mantener estas enormes diferencias y a pesar de que convoquen todas las cumbres mundiales que quieran, son los mismos gobiernos quienes instigan el crecimiento de este desequilibrio propagando la guerra, los niños trabajadores, las enfermedades.








...por Carolina Fontanals ...por Carolina Fontanals


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




9 comentarios en El colonialismo: Dominio europeo en el mundo

  1. Verdaderamente esto es así y es que para que un país sea rico tiene que existir uno pobre, la igualdad es difícil de conseguir en estas situaciones.

  2. Durante la colonización, los europeos robaron a los pueblos autóctonos sus mejores tierras quedándose con los recursos naturales que les interesaban.

  3. Como dice Dinesh D’Souza el occidente no pudo haber alcanzado su actual nivel de riqueza e influencia mediante el pillaje a otras culturas por la sencilla razón de que en esas culturas no había mucho que pudiera ser objeto de pillaje. “¡Oh, sí, sí que había!”, te responden en seguida. “Los europeos nos robaron nuestras materias primas para construir su civilización. Se apropiaron del caucho de Malasia, la cocoa de África Occidental y el té de la India.” Pero como señala el historiador de la economía P.T. Bauer, antes de la dominación británica no había árboles de caucho en Malasia, ni plantaciones de cocoa en África Occidental, ni té en la India. Los británicos llevaron a Malasia el caucho desde Suramérica. Y fueron ellos los que enseñaron a los africanos a cultivar la cocoa, una cosecha de la que ni habían oído hablar. Y nada de esto es para negar que cada vez que los colonialistas pudieron explotar los recursos nativos lo hicieron con el mayor de los entusiasmos. Pero ese despojo no explica las abismales diferencias en lo económico, lo político y lo militar que existen entre el Occidente y el resto del mundo.

  4. En las últimas décadas el colonialismo ha padecido de muy mala reputación. El anticolonialismo se convirtió en una de las tendencias políticas dominantes en el siglo XX.

  5. El colonialismo europeo en América provocó la decadencia de los pueblos autóctonos.

  6. Discúlpeme Antonio pero, en cierta forma, si los europeos no hubieran llegado a América quizá ahora mismo todavía estarían los poblados autóctonos cortando cabezas y sacrificando a inocentes para ofrecer su sangre fresca a los dioses. Recuerde, para esa población autóctona un simple periodo de sequía significaba que los dioses estaban enfadados y se solucionaba asesinando a inocentes.
  7. Verás Francisco, no sé muy bien dónde estarían los americanos si los europeos no llegaban a América, ni dónde estarían los europeos en ese mismo supuesto. Antonio: Creo que simplificas demasiado con la cuestión europeo vs americano. No fue la misma la actitud del español frente al inca, el azteca, el caribe o el calchaquí, y tampoco fueron las mismas las actitudes de ingleses, portugueses o franceses ante el indígena. Mas allá del genocidio, los territorios efectivamente ocupados de la América española es donde más ha sobrevivido la genética e incluso aspectos culturales de los pueblos precolombinos… mientras los ingleses y norteamericanos se dedicados a exterminarlos y los portugueses simplemente a esclavizarlos.

    Saludos,
    Carlos

  8. Es un artículo muy interesante que nos permite ampliar nuestros conocimientos, y conocer nuestra historia. Es hora de crear nuestro propio camino, de acuerdo a nuestras propias necesidades, tenemos muchas ventajas sobre las potencias mundiales; ya que a nosotros tenemos una riqueza natural muy grande con la cual podemos competir a nivel mundial. Podemos ser mejores, pero para lograrlo necesitamos la unión y solidaridad de todos. Construyamos nuestra gran nación…

  9. Con la conquista de tierras y la creación de colonias el hombre europeo extendió sus límites y permitió que se avanzara muchísimo es muchos aspectos, no sólo el económico. El saber del hombre se ampliaba y se iniciaba una época marcada por expediciones de descubrimiento que sólo los más osados podían hacer.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::